La Focha común (Fulica atra)

Focha común, aves de Fuerteventura


Focha común (Fulica atra)
Focha común (Fulica atra) en La Rosa del Taro
La Focha común, esta ave terrestre de la familia de las Rallidaes, aunque de constumbres acuáticas de los ambientes húmedos, es poco frecuente en Fuerteventura ya que no hay muchas charcas , lagunas, ni estanques en la isla.
Pero en cuanto encuentra algún humedal como Rosa de Catalina Garcia, el barranco de la Torre, La Rosa del Taro, o en la presa de Los Molinos, la podemos ver sin dificultad conviviendo con otras especies como el Tarro Canelo o la Cigüeñuela común (Himantopus himantopus). Estas aves necesitan de un buen estanque, mejor con isletas o ‘refugios flotantes’, rodeado por orillas con plantas palustres, como los cañizos, y con una zona amplia donde buscar alimento.
Los ejemplares que habitan en el Norte y Este de Europa emigran durante el otoño, en octubre o noviembre, hacia regiones ubicadas más al Sur oeste , pero en Canarias podemos considerar que estas aves son sedentarias y que pueden llegar a vivir entre los 10 a 15 años.
La Focha común tiene una longitud de aproximadamente 40 cm. No existe dimorfismo sexual aparente, su plumaje en el cuerpo es enteramente negro–pizarra y azabache en la cabeza y se la reconoce fácilmente por su pico fuerte y ostenta en la base de la mandíbula superior un escudete frontal blancos que se extiende hacia la frente. La cabeza, elipsoidal, con ojos ovales oscuros, situados muy altos.