Yacimiento arqueologico de los canarios

Aparecieron tres varones adultos y un niño asociados a un mismo grupo social en esta sepultura colectiva

Se trata del primer yacimiento funerario que se descubre en Fuerteventura en 34 años, y el primero que se estudio de manera multidisciplinar

Tras analizar los restos óseos y materiales extraídos hace un año en el yacimiento funerario del Barranco de Los Canarios, en la zona sur de Fuerteventura, los resultados de su estudio han permitido constatar que se trata de una sepultura colectiva –con tres individuos varones adultos y un niño- fechada entre los siglos XI y XIII d. de C.

El Cabildo de Fuerteventura ha dado esta mañana a conocer los resultados de la investigación realizada por encargo de la institución a la empresa Tibicena Arqueología y Patrimonio, destacando que se trata del primer yacimiento de tipo funerario descubierto en la Isla de Fuerteventura en 34 años, y el primero en investigarse utilizando la metodología arqueológica moderna por parte de un equipo multidisciplinar. El acto contó con la presencia del presidente del Cabildo, Mario Cabrera, el consejero insular de Cultura y Patrimonio Histórico, Juan Jiménez, y la arqueóloga Rosa López en representación del equipo multidisciplinar que ha materializado los trabajos de excavación.

Las principales conclusiones de la excavación son la confirmación de la existencia de un poblamiento en el sur de Fuerteventura –refutando las tesis anteriores al respecto-, la identificación de tres adultos varones y un niño en una misma sepultura colectiva, constatando con la pertenencia de los cuatro individuos a un mismo contexto social o grupal, y la datación del yacimiento en un rango que va del año 1040 en el individuo más antiguo al 1260 el más moderno.

Además, el estudio bioantropológico de los huesos realizado tanto a pie de campo como en laboratorio ha permitido conocer interesantes datos sobre el modo de vida y las costumbres de los cuatro individuos, como que contaban con una dieta principalmente proteica (basada en carne, pescado, marisco), que caminaban por lugares agrestes, que soportaban cargas de peso considerables, o incluso que uno de los individuos pasó por épocas de hambruna.

Intervenciones

Mario Cabrera quiso recalcar y agradecer “la participación de los cazadores que dan el aviso a las autoridades cuando aparecen hallazgos arqueológicos, en el caso de este yacimiento el vecino Juan Placeres, la Guardia Civil que ha facilitado la derivación de la investigación al Departamento de Patrimonio Histórico del Cabildo, o al servicio del SEPRONA de este mismo cuerpo y los agentes de Medio Ambiente del Cabildo que se han ocupado de la vigilancia de la cueva”. Sobre el Barranco de Los Canarios donde se ha localizado el yacimiento, el presidente señaló que “evidentemente se trata de un lugar especial utilizado por nuestros antepasados desde hace un millar de años, elegido por el artista Pepe Dámaso para ubicar uno de sus proyectos más ambiciosos con la creación del mirador en la degollada, e incluso esta misma semana por el cineasta Ridley Scott para rodar una parte de su película sobre el éxodo de Moisés y el pueblo judío”.

Juan Jiménez valoró positivamente la “confirmación de la existencia de ritos funerarios prehispánicos y preeuropeos en Fuerteventura en un momento del que no se tenía constancia hasta ahora”, siendo además “el primer hallazgo de estas características que se produce en 34 años, desde que se descubriera en los años 70 el yacimiento funerario de un adulto y un menor en una cueva de Villaverde”. También destacó el consejero que la aparición de estos cuatro individuos “rebate la opinión reinante hasta el momento, evidenciando que existía un poblamiento en el sur de la Isla antes de la conquista,” y anunció que este tipo de hallazgos "nos animan a las instituciones a seguir realizando investigaciones de este tipo”.

La arqueóloga Rosa López trasladó en nombre de la empresa que la realización de este estudio ha permitido “sentar las bases para el análisis de los contextos funerarios de la isla, utilizando un método multidisplinar y moderno que ha de ser el punto de partida para otros estudios posteriores”, considerando también la importancia de impulsar un programa de recuperación del patrimonio arqueológico funerario majorero”.

Localización

Zona conocida como Solana del Cuchillete, en una de las laderas del Barranco de los Canarios (municipio de Pájara, Fuerteventura). El solapó se encuentra excavado en una angosta cueva correspondiente a un tubo volcánico, con una entrada de un metro y un fondo de tres metros. El fondo de solapón funerario, realizado en piedra, se encuentra a 1,5 metros de profundidad.


Metodología y elementos del yacimiento

El equipo multidisciplinar ha contado con las intervenciones de distintos profesionales, destacando un restaurador-conservador para asegurar la conservación de los elementos extraídos, y una bioantropóloga que ha analizado in situ y en laboratorio los huesos de los individuos de la sepultura colectiva.

El solapón funerario se identificó al estar delimitado por una estructura de piedra. La retirada por niveles estratigráficos de los elementos óseos y culturales descubiertos ha permitido su análisis en laboratorio a partir de diferentes pruebas. La excavación tuvo lugar entre septiembre y diciembre de 2012, para llevar a cabo a continuación los análisis de los elementos en laboratorio y la elaboración del informe de resultados.

En laboratorio se realizaron dataciones radiocarbónicas (C14) de los cuatro individuos, enmarcando el yacimiento entre los siglos XI y XIII de la era actual. Los huesos de los dos individuos cuyas dataciones resultaron positivas arrojan dos franjas de fechas, de 1160 a 1260 para el individuo más moderno –el primero en aparecer o Individuo 1-, y de 1040 a 1120 para el Individuo 3, en este caso el niño. Los adultos medían entre 1,72 y 1,75 metros de altura, y contaban con entre 35 y 45 años de edad.

El deterioro de los huesos analizados impidió que las pruebas genéticas de ADN dieran resultados positivos. No siendo posible establecer una relación de parentesco entre los individuos, “la naturaleza del yacimiento sí constata una unidad grupal o social en la utilización de este espacio a lo largo de distintas generaciones, y la existencia de un sentimiento colectivo por parte de este grupo”, explicó Rosa López.

En el fondo del solapón se identificaron restos de fuego y otros elementos como las cuentas de collar anteriores a los depósitos funerarios, dando lugar a dos hipótesis sobre si se trataba de un rito de sacralización del lugar o sobre una utilización corta y estacional de la cueva.

Junto a los restos óseos, en el solapón funerario de Los Canarios aparecieron otros elementos como dos vasijas y las cuentas de un collar de conchas completo. Cabe destacar que en otro punto del barranco, otro yacimiento se ha asociado a un asentamiento poblacional, al rescatarse otras dos vasijas de cerámicas aborigen integradas en una estructura arquitectónica, posiblemente un almacén, apoyando la hipótesis del poblamiento de la zona.

Las dos excavaciones se han tutelado desde el Cabildo de Fuerteventura y han sido ejecutadas desde la empresa Tibicena Arqueología y Patrimonio. Los depósitos patrimoniales del Cabildo custodian en estos momentos todos los elementos extraídos del yacimiento a la espera de poder utilizarlos para el conocimiento y difusión de la cultura aborigen, posiblemente en el marco del Museo Arqueológico Insular en fase de construcción en la Villa de Betancuria.

Los hallazgos arqueológicos dados hoy a conocer han constatado las hipótesis que apuntaban a la existencia de un importante poblamiento en la zona sur de Fuerteventura antes de la conquista de las Islas Canarias, lo que supone una novedad con respecto a los posicionamientos históricos predominantes hasta el momento. Las últimas investigaciones han abierto una puerta al conocimiento de la cultura aborigen majorera tras un periodo de más de 30 años sin producirse descubrimientos de relevancia.

10 de diciembre de 2013