Yacimiento arqueológico Poblado de La Atalayita

Yacimiento arqueológico Poblado de La Atalayita

 Poblado de La Atalayita
En el municipio de Antigua encontramos, en pleno malpaís del Valle de Pozo Negro, el yacimiento arqueológico Poblado de La Atalayita, procedente de las erupciones de la Caldera de La Laguna y la Caldera de Liria.
Se denomina a esta zona “La Atalayita” porque en ella encontramos un promontorio que sirvió de puesto de vigilancia.
A un par de kilómetros hacia la costa desde el Poblado de La Atalayita se encuentra la ensenada de Pozo Negro, cuyo puerto natural fue uno de los más importantes de la isla desde el siglo XV, sirviendo como punto de entrada y salida de mercancías. Próximos a esta zona se encontraban el famoso castillo de Richerocque, edificado por Juan de Béthencourt, y  la fuente de Rocha Roche, hoy conocida por La Rocha. Esta fuente se sitúa en una vaguada muy pendiente de la ladera norte del Morro del Saladillo y en dirección oeste del poblado de la Atalayita.
Toda esta zona estuvo dedicada principalmente, desde épocas anteriores a la conquista, al pastoreo libre de animales.
Aquí hubo varios varios asentamientos aborígenes, algunos de ellos permanentes durante generaciones, y otros utilizados como refugio de los ataques de los conquistadores.
La vida de los Mahos transcurría fundamentalmente al aire libre, hacían pequeños habitáculos circulares y ovoides, de reducido tamaño que realizaban en piedra, de estas construcciones una parte se destinaba a vivienda y otra estaba reservada para el ganado. El hecho de que fuese un asentamiento tan inhóspito indica que se utilizó como refugio nocturno, como resguardo ante las inclemencias ambientales, y como escondrijo ante los ataques.