Iglesia de San Miguel Arcángel

Iglesia de San Miguel Arcángel

 

El origen de la iglesia de San Miguel Arcángel se remonta al 18 de septiembre de 1695 cuando los vecinos de Tuineje deciden construir una ermita en el pueblo dedicada a San Miguel Arcángel. En la solicitud, presentada al Beneficiado de Betancuria don Juan Pérez Montañez, se expone la imposibilidad de oir misa los días de fiesta por no poder dejar solas sus casas y porque en invierno es peligroso el cruce de los barrancos para ir hasta Agua de Bueyes o Pájara a escuchar misa. Los vecinos se comprometieron a construir la ermita a su costa y a dotarla de todo lo necesario para el culto. El día 28 de julio de 1696 el obispo don Bernardo de Vicuña y Zuazo firmó el decreto que autorizaba la construcción de la iglesia. En 1702 se abrió al culto.
Cuando el templo se inauguró tenía una sola nave, sacristía, y estaba rodeada de un muro almenado, pero no contaba con capilla mayor. La ermita por esa época ya poseía un campanario aunque la campana no se colocó hasta 1704.
La ermita sufrió constantes modificaciones a lo largo de su historia, especialmente a partir de 1764, cuando se construyó la capilla mayor y, posteriormente en 1782, cuando se amplió a una segunda nave, quedando la iglesia con el aspecto que actualmente podemos observar de dos naves con sendas cubiertas a dos aguas y presbiterio diferenciado a cuatro aguas.